lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aP35

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

03/10/2006 :: Nacionales PP.Catalans

Entrevista a un miembro del CSO Malas Pulgas: "La respuesta a la quema de La Pilona se ha dividido en dos: una reokupación en el mismo barrio y una manifestación masiva"

x Mariano Pujadas - La Haine
Ramón, miembro de la asamblea okupa, señaló al término de la manifestación del pasado 30 de septiembre en Valencia que "hemos realizado una demostración de fuerza".

El Centro Social Okupado Malas Pulgas, situado en el barrio del Cabanyal (Valencia), es sin duda un espacio con historia. En octubre de 2001, en medio de una semana de tensión y lucha contra la impunidad del partido fascista España2000, fue desalojado por la policía. Ocho furgonetas de antidisturbios con amplio material represivo, agentes de paisano, en moto y con la ayuda de un helicóptero, llegaron sobre las 9:30 de la mañana a la casa, reventando la puerta para entrar. La empresa "Levantina de seguridad’, cuyo propietario es el presidente de España2000, ofrecía sus servicios y acto seguido sus matones campaban a sus anchas por la casa a la vez que insultaban e intimidaban a las personas que se acercaban para mostrar su solidaridad.

Al día siguiente, 4 okupas eran detenidos (y encarcelados, acusados de "asociación terrorista") tras realizar acciones de respuesta al desalojo del CSO Malas Pulgas. Después de 5 meses de campañas solidarias, los presos fueron puestos en libertad.

Pero la mafia inmobiliaria ha continuado actuando. El pasado 13 de agosto de 2006 ardía, debido a un incendio claramente provocado, el Centro Social Okupado La Pilona (también en el Cabanyal), un proyecto que también pretendía responder a la aprobación hace 8 años del plan de prolongación de la avenida Blasco Ibáñez y hacer frente al proceso de degradación y abandono al que estaba sometido el barrio de El Cabanyal. La prolongación de Blasco Ibáñez forma parte de un proceso de transformación de la ciudad con el que las constructoras y otras empresas se llenan día a día sus bolsillo, tal y como han denunciado los okupas.

Pocos días después sucedía algo imprevisto por el poder: los okupas de La Pilona reokupaban el CSO Malas Pulgas para demostrar que la resistencia continua. Así mismo, fue convocada una manifestación de protesta por la quema intencionada de La Pilona que tuvo lugar el 30 de septiembre y con buena participación.

Minutos después de finalizar la manifestación hablamos con el joven Ramón, miembro de la asamblea okupa, en una habitación del Malas Pulgas, aún con el sudor de la tensión pero con la satisfacción de haber logrado sacar la rabia a la calle.

¿Cómo valoras el resultado de la manifestación?

Hemos calculado que había unas 1000 personas y para ser una manifestación aquí en Valencia está muy bien. Por la presión policial, la represión u otros motivos normalmente nos cuesta superar las 400 personas, que es como ir empaquetado por la policía... por tanto hoy estamos muy contentos porque ha sido una manifestación masiva.

¿Ha sido una buena respuesta a la quema del CSO La Pilona?

En realidad la respuesta a la quema de La Pilona se divide en dos partes. La manifestación era la parte más pública y ha supuesto una demostración de fuerza. Pero la verdadera respuesta al incendio ha sido la reokupación del CSO Malas Pulgas, que está en el mismo barrio y que tiene una importante historia de lucha.

La Pilona ha sido una okupa muy simbólica, ¿qué papel ha jugado en la creación de redes de resistencia en Valencia?

Primero hay tener en cuenta que ha durado muchos años. Durante 10 años y aunque las asambleas hayan ido cambiando, siempre ha habido gente moviéndolo y ha sido un punto de encuentro de activistas, ya sea para organizar conciertos u otras actividades. Varias generaciones han pasado por aquí, por tanto no sólo se han creado redes entre colectivos sino también entre personas de distintas generaciones que se han juntado en este espacio para tomar el relevo y seguir luchando. Además, siempre ha sido un centro social abierto, han entrado casi todo tipo de colectivos del ambiente libertario.

Hablemos de algunas vuestras concepciones generales sobre la okupación. ¿Okupar es un fin en sí mismo o es un instrumento para algo más?

Es un poco como lo del huevo y la gallina... por un lado es un fin en tanto que representa una lucha diaria: se está plantando cara a uno de los pilares del estado que es la propiedad privada y estamos tomando un espacio para realizar unas actividades y satisfacer unas necesidades concretas. Pero también es un medio para hacer propaganda política y desarrollar un espacio libre con la finalidad de llegar a más gente. Por tanto son las dos cosas.

Desde vuestra experiencia, ¿cómo superar un problema que puede tener una casa okupa, que es el aislamiento de otras luchas sociales? Es decir, una okupación, además de resolver un problema inmediato que es tener un lugar donde organizarte y realizar actividades, o simplemente como vivienda..., además puede ser un espacio para impulsar la transformación social, pero para ello también hay otro tipo de organizaciones que trabajan en otros ámbitos como pueden ser los sindicatos, los colectivos feministas, de apoyo a los inmigrantes, etc... ¿cómo coordinarse con ellos?

Eso es muy relativo. Cuando desarrollas una lucha anarquista te lo planteas como una lucha global, no es algo centrado en una sola cosa, por tanto se pueden apoyar movimientos que realizan luchas específicas pero siempre que sean movimientos de base. Nosotros desde La Pilona y ahora desde el Malas Pulgas intentamos hacer una lucha coherente con la gente que usa unos medios similares a los nuestros y grupos lo más afines posible, y así poder hacer cosas en otros temas más amplios.

Pero por ejemplo, ¿estáis en contacto con CNT u otras organizaciones que no trabajan específicamente en el ámbito de la okupación?

Son gente afín y hasta ahora siempre se ha colaborado con ellos, pero existen discrepancias de gente que está en la asamblea. Algunos piensan que cualquier sindicato, sea del color que sea es pro-trabajo, cuando desde La Pilona tratamos de luchar contra el trabajo asalariado. De todas formas hay otros sectores que ven bien que esta gente participe en las okupaciones.

Cambiando de tema. Para tener un lugar donde realizar actividades políticas, y según vuestra experiencia, ¿por qué okupar y no alquilar?

Creo que la okupación es el verdadero medio que debemos usar, porque cuanta más gente lo practique, más fuerza tendrá, y aunque intenten reprimirlo puede ser un movimiento cada vez más masivo y que consiga alcanzar otro tipo de cosas. Creo que mucha gente se acostumbra a la facilidad, a mendigar espacios al estado... no tenemos que acostumbrarnos a pedir permiso para coger las cosas y encima pagar por ellas (cosas que además son nuestras), sino realmente tomarlas en primera persona y desarrollar espacios libres. Lo que no podemos intentar es crear espacios libres en sitios del capital, es decir, en sitios que no son arrebatados. Es como ir de la mano del amo o aguantar hasta que te dejen, etc... Mucha gente por seguridad, por cuidar de cosas materiales o simplemente por el miedo a la desilusión, pues dice "mejor alquilo porque así no me van a desalojar". Pues hay que plantearse qué nos llena más: a mi desde luego me llena más vivir un pequeño momento pero que valga la pena.

Para terminar, ¿cuál es el futuro político del CSO Malas Pulgas? ¿Qué proyecto tenéis?

En principio retomar la marcha que teníamos en La Pilona: desarrollar un espacio libre, de colaboración con el barrio y de oposición a todos los proyectos especulativos que se intentan llevar a cabo en el Cabanyal. Queremos recordar a los 4 compañeros que falsamente se les acusó de terrorismo a finales del 2001 e incuso de recuperar luchas contra las cárceles y por los compañeros presos, ya que es muy importante mantenerlas vivas. Este es un proyecto global, para hacer multitud de talleres, de conciertos..., favoreciendo una escena musical autogestionada y que no dependa de las salas comerciales; un ocio autogestionado que no tenga que pasar por ningún ayuntamiento ni por ninguna figura que te imponga el ocio manipulado desde arriba. En fin, queremos ser una mala pulga todo lo más que se pueda...

(Fotos del interior del
CSO Malas Pulgas)


Ver también:
theplatform.nuevaradio.org
corrienteroja.net

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/aP35

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal