lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dM9u

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

29/11/2012 :: Nacionales PP.Catalans

[Vídeo-Actualizado] Compañeros de Telefónica abandonan la Huelga de Hambre

x La Haine/Insurgente/Agencias
Ayer, tras 23 días, y siguiendo el consejo médico los 4 compañeros que seguían en Huelga de Hambre, deciden abandonarla. Telefónica se niega a dialogar

Jueves, 29/11/12. La protesta que se inició para pedir la readmisión de Marcos Andrés Armenteros, despedido de forma improcedente tras bajas médicas justificadas, ya obligó la semana pasada a dejar la huelga a uno de los cinco huelguistas, Josep Bel, que tuvo que ser ingresado. Los trabajadores han constatado que, si bien Marcos no ha sido readmitido, han conseguido triunfos: romper el silencio mediático, unir a su lucha laboral a los movimientos sociales e incomodar a una multinacional intocable.

Una multitud de organizaciones políticas, sindicales y cívicas se han comprometido a coger el testigo de los huelguistas, y “mediar, negociar y luchar” para que Marcos sea readmitido, para que ningún trabajador con bajas médicas justificadas sea despedido, y para que en los despidos improcedentes sea el trabajador, y no la empresa, quien pueda decidir volver al trabajo o irse a su casa con la indemnización.

Los médicos que les han atendido durante todos estos días habían expresado ya su preocupación por el deterioro de su estado de salud. “En estos momentos la situación es muy precaria. Han perdido entre 10 y 12 quilos de peso. Estamos en una situación de riesgo elevado en la que, de persistir la huelga, en los próximos días se presentarán elementos graves”, declaró ayer uno de los doctores.

Pero si durante estos 23 días no han tomado alimento sólido alguno, sí que han recibido innumerables muestras de apoyo. Todas ellas se han ido sumando y han convergido en el compromiso de implicarse para desbloquear la situación. Sindicatos como UGT, CCOO, IAC, CGT o COS; formaciones políticas como ICV-EUiA, CUP o ERC, y plataformas ciudadanas como la PAH, asociaciones de vecinos o la coordinadora laboral del 15-M han firmado el manifiesto en el que hacen suya la reivindicación de Marcos y sus compañeros.

Representantes de estas organizaciones comparecieron ayer conjuntamente en rueda de prensa, horas antes de que se decidiese terminar con la huelga. “Que uno se tenga que jugar la salud y la vida por algo tan elemental demuestra qué punto de barbarie ha alcanzado esta sociedad”, denunció Diosdado Toledano, de la Coordinadora de Trabajadores en Paro, y que hace unos años también protagonizó una huelga de hambre en la empresa automovilística SEAT.

Telefónica se niega a dialogar

Telefónica se ha negado a reunirse con los huelguistas para desbloquear la situación, alegando que el caso de Marcos quedó zanjado en los tribunales. “La actuación de Telefónica es propia de una empresa autoritaria, dictatorial. Una empresa que está ganando millones y millones de euros y a pesar de eso continua recortando las condiciones de trabajo, y que hace una política fuera de estado español absolutamente represiva y explotadora”, manifestó Luis Blanco, portavoz de la IAC (Intersindical Alternativa de Catalunya).

Oriol Amorós, Vicesecretario General de Comunicación i Estrategia de Esquerra Republicana (ERC), calificó la reforma laboral a la que se acogió la multinacional para despedir a Marcos como “extremadamente agresiva con los derechos de los trabajadores y con las relaciones laborales en las empresas”. “Ha servido para que empresas como Telefónica, con miles de millones de beneficios, avancen hacia unas relaciones laborales mas propias de la esclavitud”, sentenció.

También el líder de ICV-EUiA, Joan Herrera, cargó duramente contra la reforma laboral. Mantuvo que “tendría que ser ilegal que un trabajador sea despedido por una baja médica”. Y fue un poco más allá: “Debería ser delito que una empresa con beneficios pueda despedir”.

Solidaridad en Madrid

Trabajadores de varias empresas de Madrid entraron ayer en la sede de recursos humanos de Telefónica en la capital española, donde, en un gesto simbólico, depositaron decenas de kilos de alimentos, toda la comida que los huelguistas no han podido ingerir durante su protesta. Está previsto que el presidente de la compañía, César Alierta, que, según publicó El País, cobró 8,6 millones de euros el año que despidieron a Marcos, acuda este jueves a la sede de la multinacional en Barcelona.

Han pedido una reunión con el alto directivo, aunque nada indica que esta vez la actitud de la compañía vaya a cambiar. Si la mediación que se ejerza para la readmisión de Marcos no surge efecto, han anunciado que retomarán la protesta. “Mis compañeros han hecho un gesto que debería impulsar a mucha gente a darnos cuenta de que cuando estamos juntos y arropamos al otro las cosas pueden hacerse”, expresó Marcos, a lo que añadía: “Hemos permitido una sociedad que le da más derechos al capital, a la posibilidad de un inversor o un accionista a hacer más dinero que a los derechos de las personas. La riqueza se crea con las manos. Y los que pueden acumular lo hacen por las personas que trabajan”.

Su compañero en la huelga, Laurentino González, destacó la importancia de tejer complicidades: “Las cúpulas de las grandes empresas son una pandilla de corruptos. Si esto nos sale bien, dentro de algún tiempo es posible que el pueblo les juzgue a ellos. Ellos son los que tienen que ser juzgados por el daño que le hacen al conjunto de la humanidad. Esas grandes fortunas son los responsables del hambre y la miseria en el mundo”.


Viernes, 23/11/12. Los médicos han obligado esta mañana a uno de los cinco trabajadores de Telefónica que llevan 18 días en huelga de hambre a abandonar la protesta por el deterioro de su salud. Se trata de Josep Bel, del Comité de Empresa de la compañía en Barcelona y sindicalista de COBAS, que sufre un fuerte dolor abdominal, según han explicado sus compañeros. Esta misma mañana será trasladado a un hospital de la ciudad donde le visitará un cirujano, han asegurado.

Según las mismas fuentes, los médicos que han visitado a Bel atribuyen el dolor que sufre al ayuno, que le ha llevado a perder nueve kilos de peso. Los cinco huelguistas se están alimentando únicamente con suero por vía oral.

Los empleados de Telefónica protestan por el despido del trabajador Marcos Armenteros y contra una legislación, la que se resulta de las dos últimas reformas laborales, que permite despedir a un empleado si acumula un 20% del tiempo de los últimos cuatro meses en bajas médicas. Armenteros, que tiene una hernia discal, fue despedido en 2011 en aplicación de la reforma laboral del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. Llevó a Telefónica a los tribunales y estos sentenciaron que el despido fue nulo, por lo que fue readmitido. La empresa recurrió de nuevo y un nuevo fallo declaró el despido improcedente, por lo que se quedó de nuevo en la calle.

Con la protesta, que se realiza en el local del sindicato Cobas, mayoritario entre los trabajadores de Barcelona, el afectado y sus compañeros quieren denunciar el caso y también el hecho de que la legislación pueda despedir por bajas médicas.


Jueves, 22/11/12. Son ya 17 días en huelga de hambre y los achaques se notan. El estado físico de los cinco trabajadores se ha deteriorado hasta el punto de que las horas que pasan en la cama son cada vez mayores. "Las piernas ya no aguantan fácilmente, y yo personalmente comienzo a tener fuertes dolores en la ingle y en el costado", cuenta Josep Bel, uno de los huelguistas, tras marcharse el médico que le acaba de hacer un análisis, que ya se convierten en constantes.

Pasar hambre en un local sindical de Telefónica en Barcelona es la modalidad de lucha escogida por cinco trabajadores contra el gigante empresarial, que a mediados de año despidió de manera improcedente a uno de ellos, Marcos Andrés Armenteros, tras varias bajas médicas justificadas para tratarse una hernia discal. Tres de los cuatro que acompañan al despedido han pedido permiso sin sueldo para acompañar a Armenteros. Bel lo tiene claro: "Nadie debe ser delegado sindical si no se defiende a un compañero al que despiden injustamente".

Tras más de dos semanas de ayuno voluntario, varios de los huelguistas sufren mareos. "Los médicos nos han avisado de que si alargamos esto, la recuperación será de un mes o dos", apunta Bel, quien añade que la cantidad de gente que se ha acercado a ofrecer apoyo les mantiene alto el ánimo. Por el local han pasado, enumera, trabajadores de comités de SEAT o TV3, entre otros, además de representantes de IU, Esquerra Republicana, CUP, Izquierda Anticapitalista e incluso asociaciones de vecinos.

Incluso personalidades como el diputado Cayo Lara, Ada Colau —de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca— o Diego Cañamero —del Sindicato Andaluz de Trabajadores— se han acercado a ofrecer apoyo. "Cayo Lara, por ejemplo, está moviendo el tema por CCOO y nos ha dado varios consejos médicos de cara a la huelga de hambre. No comes, pero la solidaridad de tanta gente no te deja tiempo ni de pensar en el hambre", admite Bel.

Telefónica no cede

Sus reivindicaciones son, en esencia, dos: Ningún despido por baja médica y la readmisión de los trabajadores que ganen los juicios, como ha sido el caso de Armenteros. Y las exigen con una determinación que está levantando el ánimo de muchos. "No te imaginas la de gente que nos agradece que por fin haya trabajadores que se atreven a luchar en lugar de decir que no se puede hacer nada", cuenta Bel.

Sin embargo, la empresa no ha sido, de momento, igual de receptiva. "Telefónica no quiere recibir al comité de empresa porque dicen que en realidad los jefes, los que deciden sobre los despidos, están en Madrid, aunque desde allí tampoco nos abren las puertas", lamenta el huelguista. "Es una barbaridad que esta gente, que gana mucho más de 100.000, se junten a cientos de kilómetros de distancia para planificar estos despidos".

El pasado lunes, la dirección les remitió una carta en la que la empresa se reafirmaba en su decisión de echar a Armenteros, y advertía a los huelguistas de forma "expresa" de que podrían emprenderse acciones legales, en el caso de que los "actos de reivindicación incidan en el desarrollo normal de la actividad empresarial". Este diario ha tratado, sin éxito, de ponerse en contacto con Telefónica, para conocer su posición.

CCOO: "No apoyamos la huelga de hambre"

El apoyo de los sindicatos mayoritarios ha sido tibio. "Me consta que Toxo se ha interesado por el tema, pero Telefónica tiene mucho poder y las centrales estatales de los sindicatos no opinan lo mismo que las de Barcelona, es lo malo de que todo esté centralizado en Madrid", explica Bel.

Por su parte, Jaume Alvarez, responsable de CCOO de Barcelona en Telefónica, asegura que han defendido la readmisión de los despedidos por bajas médicas, como el caso de Armenteros, así como que el trabajador pueda escoger entre una indemnización o su readmisión. "Sin embargo,no podemos apoyar una medida tan drástica como la huelga de hambre", avisa Álvarez.

"Sólo dos organizaciones de las siete que forman el comité de empresa están apoyando esta forma de lucha, ya que, al menos nosotros, creemos que las soluciones en un conflicto laboraltienen que ser negociadas", detalla, aunque admite que por parte de Telefónica no ha habido ánimos de diálogo. "Hemos sacado un comunicado diciendo que la empresa tiene que reaccionar, algo que todavía no ha hecho", añade.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/dM9u

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal