lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fO4Y

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

31/07/2019 :: Nacionales PP.Catalans

Joan Baez, gracias

x Iñaki Alrui*. LQS.
Joan Baez: “En España hay presos políticos”

Siempre canté sus canciones, sobre todo en los setenta, sonaba en casa en las viejas cintas de casete y en LPs que habían viajado de Londres. Pero, personalmente, lo inolvidable fue verla en aquella televisión en blanco y negro en la mismísima TV nacional, cuando en el año 77 y presentada por José María Íñigo en el programa “Esta noche, fiesta” en el canal único (la 2 era solo medio canal), Baez cantó el mítico “No nos moverán”, que ya se cantaba por aquí en huelgas y concentraciones, con versiones amplias y locales, además aquella actuación se la dedicó a “La Pasionaria”… Siempre canté sus canciones, pero verla en la TV de aquí es algo que no olvido.

Ahora ha andado por diversas ciudades del Estado español en la que dice ser su última gira. No es para menos, tiene 78 años y aunque su prodigiosa voz de soprano sigue manteniendo un tono intenso, ha decidido retirarse a envejecer a su manera, alma libre.

Nacida en 1941 en Nueva York, de madre escocesa y padre mexicano, su infancia transcurrió por diversos ciudades de Norteamérica y algunos países europeos, fue educada con profundas y sinceras convicciones sociales. Dicen las buenas lenguas que fue su tío el que, con trece años, la llevó a ver un concierto del gran Pete Seeger (1), a Baez la conmovió y fue uno de sus iconos.
Baez ya hacía sus pinitos con su guitarra acústica. Poco a poco vendrían sus actuaciones en pequeños clubs. El inicio de su carrera profesional se puede situar en 1959 tras la actuación en el Festival de Folk de Newport (2), en su primera edición, y de ahí saldría su primer disco, que vio la luz en 1960 con un repertorio basado en blues, canciones populares, espirituales y algunas versiones de autores coetáneos. A partir de entonces pasaría a ser la musa del movimiento folk estadounidense de varias generaciones. Estamos en los sesenta, abriendo una década de revoluciones musicales y sociales que en lo musical se cerraría con los conciertos de Woodstock (3) que se celebraron entre el 15 y 17 de agosto de 1969 en Bethel, Nueva York; allí sonaría la voz de Joan Baez con una canción que se había convertido en un himno para toda la comunidad negra y el Movimiento por los derechos civiles en Estados Unidos: “We shall overcome” (4), popularizada anteriormente por Pete Seeger.

Siempre comprometida en causas justas y encabezando dignas protestas, no podía ser menos en esta visita española. De cara a los medios ya venía marcada por su encuentro con el president en el exilio Carles Puigdemont y las palabras de solidaridad que le dirigió; un encuentro en Gante, Bélgica, donde Joan Baez ofreció un concierto e invitó al president, aprovechando para expresar su apoyo al derecho a la autodeterminación del pueblo catalán, y está claro que esto es algo que no gusta a la armada mediática española. Una vez más, los servicios de información o “mass-mierda” del Estado optaron por el silencio, ni el Ya, ni el Informaciones, ni El Alcázar, ni el… ¡Perdón! me he ido de décadas, quería decir El País, El Mundo…

Si hay algo en lo que quedará para la historia Joan Baez, además de cómo cantante, es como activista por los Derechos Humanos.

Caminó del brazo de Martin Luther King en la lucha por los derechos civiles, rechazó actuar en recintos que discriminaran a la población negra, dio una histórica gira por el sur de los EEUU en la que sólo ofreció su música en universidades de negros. Encabezó marchas contra la guerra de Vietnam, fue una de las voces más activas en la denuncia de las dictaduras latinoamericanas dentro de EEUU. También levantó su voz contra la guerra del Golfo y la invasión de Iraq, tanto en 1991 como en 2003. En 2004 se unió al Slacker Uprising Tour, que organizó Michael Moore en campus universitarios estadounidenses para alentar a los jóvenes a votar por candidatos pacifistas en las siguientes elecciones.
El historial como activista de Joan Baez es tan gran como su carrera musical, y lo mejor es que sigue denunciando injusticias.

Música, solidaridad, reivindicación es algo que lleva en sus directos completamente entrelazado, así se pudo ver en el concierto que dio en la playa de Zurriola (y después repitió en el resto de la gira), en el que interpretó 22 canciones dedicadas a la libertad, el movimiento feminista, la paz… Y una vez más, interpretó su versión del poema vasco “Txoria txori”, de Joxean Artze, que musicalizó e hizo internacional el cantautor Mikel Laboa.

No es la primera vez que manifestaba su solidaridad con las reivindicaciones del pueblo catalán, ya el año pasado en el Festival de Cap Roig 2018, dedicaba «a todos los presos políticos de Catalunya» la canción «Viatge a Ítaca» del cantautor catalán Lluís Llach. O en 2017, cuando se sumó al manifiesto Let catalans vote, ‘Dejad votar a los catalanes’, a favor del referéndum del 1 de octubre, compartiendo su firma con personalidades como la Nobel de la Paz Jody Williams o la activista Susan George.

Desde entonces no ha desperdiciado ningún momento para recordar que en España hay pres@s polític@s y exiliad@s, además de defender el Derecho a decidir.
Ya como preludio a esta gira, en una entrevista para TV3, aseguraba que los polític@s pres@s vivían una injusticia, e incluso que le gustaría visitar a uno de los Jordis. “Sí, no sé si eso es posible. Veremos”.

Sí ha sido posible: Joan Baez ha puesto la guinda en el pastel al visitar, el pasado viernes 26, a la expresidenta del Parlament Carme Forcadell en la prisión de Mas d’Enric, acompañada por Bill Shipsey, abogado y fundador de Art for Amnesty. Después de la visita volvía a declarar que «apoya al movimiento independentista de Catalunya. Espero que todo el mundo que lo está siguiendo entienda que es la única manera inteligente de enfocarlo».

Gracias Joan Baez, formas parte de la banda sonora que much@s hemos ido recogiendo en nuestras vidas, una música que sonará siempre.
Termino con una frase de Bertolt Brecht que resume muy bien lo que esta pasando en España con el tema catalán:
“Qué tiempos serán los que vivimos, que hay que defender lo obvio”.

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fO4Y

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal