lahaine.org

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fP4j

convertir a:
Convertir a ePub  ePub        Convertir a pdf  pdf

  tamaño texto

  enviar          imprimir


traductor

28/10/2019 :: Nacionales PP.Catalans

Una mentira hitleriana: "las empresas están huyendo de cataluña"

x M. Relti / Canarias Semanal
Los "mantras" que utilizan los medios de comunicación españoles revelan hasta qué punto el franquismo continúa anidando en ellos.

"Mantra"- escribe Máximo Relti- es un término que en psicología pretende significar una repetición neurótica que trata de reforzar un pensamiento circular y repetitivo. Los grandes medios de comunicación españoles, a los que las peculiaridades de la llamada "transición política" no les permitió readaptarse a un estilo de comunicación diferente al franquista, han estado utilizando durante estas últimas cuatro décadas "mantras", convertidos en indiscutibles, cuya finalidad ha sido mantener el sosiego social a traves de la mentira o las verdades a medias.. El último de ellos propala que las empresas están huyendo despavoridas de Cataluña.


 "Mantra" es una palabra de origen sánscrito. En psicología el término "mantra" se utiliza como una figura retórica que pretende significar una repetición neurótica que trata de reforzar un pensamiento circular y repetitivo.
 

Los grandes medios de comunicación españoles, ya desde el siglo XIX, han funcionado en base a la utilización de frecuentes "mantras". O sea, de conceptos repetitivos que, aunque no sean ciertos, se repiten hasta la saciedad con el deliberado objetivo de que la gente los asuma y los crea. A finales del siglo XIX, mientras Cuba luchaba por su independencia y los Estados Unidos, a través de su intervención, pretendió quedarse con la Isla, la prensa española convenció a la ciudadanía de que España era lo suficientemente fuerte como para presentar combate en contra de esa intervención. Como consecuencia de ese mantra, miles de manifestantes salieron a las calles madrileñas exigiéndole al gobierno de turno que enviara una expedición contra el territorio estadounidense, para acabar con el enemigo y lavar el honor patrio. Ni que decir tiene como acabó aquel conflicto.

Esa metodología comunicacional fraudulenta fue perfeccionada por el ministro de propaganda hitleriano Joseph Goebbles. Con auténtico cinismo, el político nazi se atrevía a proclamar que una mentira repetida 1.000 veces llegaba a convertirse en verdad. Los periodistas españoles al servicio de la dictadura convirtieron esa práctica en un hábito. Y dadas las peculiaridades que rodearon nuestra llamada "Transición" política, la utilización de mantras que nadie se atreve a discutir persevera en los medios de comunicación españoles hasta hoy.

Coincidiendo con los períodos en los que los que en Cataluña se agudizan las contradicciones y conflictos con los nacionalistas, el aparato mediático españolista trata de convertir en realidad que las grandes empresas ubicadas en ese territorio están huyendo despavoridas de él.

Parece obvio que el objetivo que se esconde tras ese "mantra" es difundir entre los catalanes el temo, y la creencia de que en esa comunidad la reivindicación social nacionalista puede terminar provocando una crisis económica, que empuje a los asalariados a las filas del paro y provoque un cataclismo social.

Este mensaje engañoso no sólo está destinado, sin embargo, a los catalanes. También se dirige al resto de las nacionalidades y pueblos del Estado, para que "aprendan" a dónde puede conducir toda suerte de rebeldía social.

¿ ESTÁN HUYENDO REALMENTE LAS EMPRESAS DE CATALUÑA?

Pero, ¿es real que las empresas en Cataluña, temerosas de que pueda producir allí una "revolución social", están huyendo hacia otras regiones del Estado español?

Ese "mantra"como otros muchos difundidos reiteradamente por los medios de comunicación españoles, no es ciertoEn primer lugar, porque tanto las burguesía autóctona catalana como la foránea son conocedoras de que en el territorio de esa nacionalidad histórica no se están produciendo reivindicaciones sociales que cuestionen su dominio sobre los medios de producción.

Lamentablemente, es un sector importante de la propia burguesía catalana el que encabeza en estos momentos las justas reivindicaciones históricas de ese territorio. Y ello es así, no por la especial habilidad de esa burguesía, que a lo largo de los dos últimos siglos de historia ha mercadeado con el poder central de Madrid las reivindicaciones nacionales de su pueblo, sino por la debacle ideológica de la izquierda política catalana y española, que le ha impedido liderar las aspiraciones autodeterministas de la mayoría de los catalanes.

Y, en segundo lugar, porque estadísticamente los medios españoles están falseando la realidad, según indican sus propias fuentes oficiales.

¿QUÉ DICEN LAS ESTADISTICAS?

Aunque pueda resultar paradójico, es la capital del Estado, Madrid, y su Comunidad autónoma, la que está liderando las fugas de sedes sociales de empresas hacia otras regiones del Estado español. No es el autor de este artículo el que se atreve a hacer una afirmación de este calibre. Son los datos proporcionados por el Colegio de Registradores de España, quienes han contabilizado, por ejemplo, que durante el primer trimestre del presente año un total de 616 empresas con sede social en Madrid han abandonado esa Comunidad, para trasladarse a otros lugares del territorio del Estado. En cambio, en Cataluña, ese mismo Colegio de Registradores contabilizó un total de 349 empresas que cambiaron su domicilio social. Vean ustedes los datos proporcionados al respecto:

 Las estadísticas en relación con la creación de empresas en Madrid y en Cataluña tienen parámetros muy similares. Mientras en Cataluña fue del 3,6%, en Madrid lo fue de 4,8%.  Por cierto, que la Comunidad canaria, con una economía endeble y maltrecha, ocupa nada menos que el sexto lugar en esas "desubicaciones" en el registro de las empresas instaladas en el Archipiélago. Aquí, en cambio, nadie se alarmó por ello.

 Históricamente, está demostrado que el uso de "mantras" puede tener efectos altamente nocivos para el conjunto de la sociedad. Y, en algunas ocasiones, sus consecuencias llegan a resultar hasta letales. El franquismo, por ejemplo, fue todo él un gigantesco "mantra", que contribuyó al mantenimiento de su propia dictadura e, incluso, a que algunos de sus efectos hayan logrado sobrevivirla, enquistados todavía en sectores de la población española. 

http://canarias-semanal.org/art/26161/una-mentira-hitleriana-las-empresas-estan-huyendo-de-cataluna

compartir

                          

Dirección corta: https://lahaine.org/fP4j

 

Contactar con La Haine

Envíanos tus convocatorias y actividades!

 

La Haine - Proyecto de desobediencia informativa, acción directa y revolución social

::  [ Acerca de La Haine ]    [ Nota legal ]    Creative Commons License    [ Clave pública PGP ] ::

Principal